Madre de Joven Mexicano Asesinado en Frontera Inicia Demanda Encontra Patrulla Fronteriza

Affiliate: ACLU of Arizona
July 29, 2014 12:00 am


Media Contact
125 Broad Street
18th Floor
New York, NY 10004
United States

Familia Pide Juicio por Jurado en Caso Occurido Hace Casi dos Años Atráz

Julio 29 2014

PARA DISTRIBUCIÓN INMEDIATA

CONTACTO: 212-549-2666, media@aclu.org

TUCSON – Araceli Rodriguez, la madre del joven asesinado, José Antonio Elena Rodriguez, inició una demanda hoy en la corte federal en Arizona buscando justicia en el caso de su hijo, quien fue asesinado en octubre 2012 por agentes de la patrulla fronteriza del E.E.U.U., identificados en la demanda solamente como personas desconocidas (“John Does,” en inglés). La madre de José Antonio está pidiendo un juicio por jurado para que se presente evidencia en la corte sobre las acciones ilegales de los agentes.

“Los agentes que mataron a mi hijo en este acto de violencia sin sentido siguen libres y tienen que ser obligados a responder por sus acciones,” dijo Araceli Rodriguez, residente de Nogales, Mexico. “El gobierno de los Estados Unidos no ha responsabilizado a estos individuos, y es por esto que yo inicio hoy esta demanda.”

En la noche de octubre 10, 2012, después de jugar básquetbol con sus amigos en su vecindad en Nogales, Mexico, el joven de 16 años estaba caminando solo hácia su hogar cuando fue acribillado a balazos a travéz del muro fronterizo. Diez balas entraron al cuerpo de José Antonio por la espalda. El joven murio en la calle, en un charco de sangre a cuatro cuadras de su casa.

Cuando recibió los tiros, José Antonio caminaba en la Calle Internacional, una via principal que corre parallela al muro fronterizo. Estaba caminando más o menos a 8 metros de un acantilado sobre el cual sigue el muro. En el lugar donde murió el joven, el muro está más de doce metros arriba de la calle. Cuando fue acribillado, José Antonio no presentaba ninguna amenaza a los agentes o a nadie más.

“Desafortunadamente, la muerte de José Antonio no es aislada,” dijo Lee Gelernt, abogado de la ACLU, Proyecto Inmigrante. “La Patrulla Fronteriza está usando un nivel de violencia excesiva y innecesaria encontra de la gente a los dos lados de la frontera. Los agentes continuan violando nuestra Constitución con impunidad.”

Por lo menos 27 personas han muerto desde 2010 como resultado del uso excesivo de la fuerza por agentes de U.S. Customs and Border Protection (CBP), sin embargo, a la agencia le sigue faltando un proceso razonable y transparente para llevar a cabo investigaciones y para responsabilizar a los agentes por el mal uso de su autoridád, o cuando cometen un delito. La queja de la familia Rodriguez al Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security) fue rápidamente rechazada y la agencia ha reusado sacar a la luz los nombres de los agentes involucrados en la muerte de José Antonio Elena Rodriguez, lo que es costumbre revelar en casos semejantes.

“Este caso parece ser la única via para que Jose Antonio y su familia encuentren justicia,” dijo Luis Parra, de Nogales, Arizona, abogado de la familia. “Lo que le pasó a José Antonio nunca debe de occurirle a otra persona. Esperamos que este juicio sirva como una advertencia a los agentes que sí serán responsabilizados por sus acciones en asesinatos por arma de fuego a travéz de la frontera.”

Por la muerte injusta de su hijo, Araceli Rodriguez está pidiendo daños y prejuicios.

Además de Gelernt y Parra, la Sra. Rodriguez es representada por los siguientes abogados: Roberto C. Montiel of the Roberto Montiel Law Offices in Nogales, Ariz.; Dan Pochoda and James Lyall, ACLU of Arizona; Andre Segura, Dror Ladin, and Cecillia Wang del ACLU Immigrants’ Rights Project; Mitra Ebadolahi del ACLU of San Diego and Border Litigation Project; Arturo Gonzalez and Hector Suarez de Morrison and Foerster LLP.

Para una cópia de la queja Rodriguez v. John Does en inglés, vea aqui.

Familia Pide Juicio por Jurado en Caso Occurido Hace Casi dos Años Atráz

Julio 29 2014

PARA DISTRIBUCIÓN INMEDIATA

CONTACTO: 212-549-2666, media@aclu.org

TUCSON – Araceli Rodriguez, la madre del joven asesinado, José Antonio Elena Rodriguez, inició una demanda hoy en la corte federal en Arizona buscando justicia en el caso de su hijo, quien fue asesinado en octubre 2012 por agentes de la patrulla fronteriza del E.E.U.U., identificados en la demanda solamente como personas desconocidas (“John Does,” en inglés). La madre de José Antonio está pidiendo un juicio por jurado para que se presente evidencia en la corte sobre las acciones ilegales de los agentes.

“Los agentes que mataron a mi hijo en este acto de violencia sin sentido siguen libres y tienen que ser obligados a responder por sus acciones,” dijo Araceli Rodriguez, residente de Nogales, Mexico. “El gobierno de los Estados Unidos no ha responsabilizado a estos individuos, y es por esto que yo inicio hoy esta demanda.”

En la noche de octubre 10, 2012, después de jugar básquetbol con sus amigos en su vecindad en Nogales, Mexico, el joven de 16 años estaba caminando solo hácia su hogar cuando fue acribillado a balazos a travéz del muro fronterizo. Diez balas entraron al cuerpo de José Antonio por la espalda. El joven murio en la calle, en un charco de sangre a cuatro cuadras de su casa.

Cuando recibió los tiros, José Antonio caminaba en la Calle Internacional, una via principal que corre parallela al muro fronterizo. Estaba caminando más o menos a 8 metros de un acantilado sobre el cual sigue el muro. En el lugar donde murió el joven, el muro está más de doce metros arriba de la calle. Cuando fue acribillado, José Antonio no presentaba ninguna amenaza a los agentes o a nadie más.

“Desafortunadamente, la muerte de José Antonio no es aislada,” dijo Lee Gelernt, abogado de la ACLU, Proyecto Inmigrante. “La Patrulla Fronteriza está usando un nivel de violencia excesiva y innecesaria encontra de la gente a los dos lados de la frontera. Los agentes continuan violando nuestra Constitución con impunidad.”

Por lo menos 27 personas han muerto desde 2010 como resultado del uso excesivo de la fuerza por agentes de U.S. Customs and Border Protection (CBP), sin embargo, a la agencia le sigue faltando un proceso razonable y transparente para llevar a cabo investigaciones y para responsabilizar a los agentes por el mal uso de su autoridád, o cuando cometen un delito. La queja de la familia Rodriguez al Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security) fue rápidamente rechazada y la agencia ha reusado sacar a la luz los nombres de los agentes involucrados en la muerte de José Antonio Elena Rodriguez, lo que es costumbre revelar en casos semejantes.

“Este caso parece ser la única via para que Jose Antonio y su familia encuentren justicia,” dijo Luis Parra, de Nogales, Arizona, abogado de la familia. “Lo que le pasó a José Antonio nunca debe de occurirle a otra persona. Esperamos que este juicio sirva como una advertencia a los agentes que sí serán responsabilizados por sus acciones en asesinatos por arma de fuego a travéz de la frontera.”

Por la muerte injusta de su hijo, Araceli Rodriguez está pidiendo daños y prejuicios.

Además de Gelernt y Parra, la Sra. Rodriguez es representada por los siguientes abogados: Roberto C. Montiel of the Roberto Montiel Law Offices in Nogales, Ariz.; Dan Pochoda and James Lyall, ACLU of Arizona; Andre Segura, Dror Ladin, and Cecillia Wang del ACLU Immigrants’ Rights Project; Mitra Ebadolahi del ACLU of San Diego and Border Litigation Project; Arturo Gonzalez and Hector Suarez de Morrison and Foerster LLP.

Para una cópia de la queja Rodriguez v. John Does en inglés, vea aqui.


By completing this form, I agree to receive occasional emails per the terms of the ACLU’s privacy policy.

The latest in Immigrants' Rights

ACLU's Vision

The American Civil Liberties Union is a nonprofit organization whose mission is to defend and preserve the individual rights and liberties guaranteed to every person in this country by the Constitution and laws of the United States of America.

Learn More About Immigrants' Rights

Immigration Rights issue image

The fundamental constitutional protections of due process and equal protection embodied in our Constitution and Bill of Rights apply to every person, regardless of immigration status.